Ayuntamientos 2.0

Medio Natural

La bondad del clima y la riqueza del suelo natural han sido los factores determinantes tanto del paisaje en su conjunto como de la flora, y por lo tanto de la fauna que podamos encontrar asociada. Partiendo de esta base, la agricultura de la mano del hombre ha modificado y condicionado sustancialmente lo que debió de ser la fisonomía primitiva de la zona, transformando el paisaje y sustituyendo parte de las especies naturales por otras de cultivo o repoblación.

En la actualidad, la mayor parte de la superficie está ocupada por los extensos viñedos, especialmente en el valle del Ebro, mientras que también podemos encontrar otros cultivos como patata, diversos cereales y frutales. Uno de los elementos del entorno medio ambiental más característico son las choperas en las riberas de los ríos. Junto a esta especie también encontramos álamos, sauces y alisos. Esta vegetación ribereña cumple una importante función al ejercer de regulador térmico, filtro natural y reserva para la fauna local. Poseen también las tradicionales huertas, seculares cultivos que forman parte de su tradición más arraigada, y que se ven surcadas por una red de canales de riego. La única zona montañesa es la Sierra de Cantabria, en la que se alternan los bosques de carrasca, que en su momento era la vegetación primitiva de toda la zona, con pino de repoblación, especialmente en zonas más bajas. En las más húmedas nos encontramos con el quejigo, el madroño y el boj, y en las cumbres aparecen algunas hayas.

En cuanto a las especies cantoras, el entorno del río nos ofrece una abundante muestra: ruiseñor bastardo, mirlo común, mosquitero común, papamoscas, carboneros, herrerillos, verdecillos, oropéndola, etc.

Las aves rapaces, tanto nocturnas como diurnas, también se encuentran bien representadas en este medio: autillo, cárabo, búho chico, entre los primeros, y gavilán, cernícalo, milano negro o ratonero, entre los segundos. Aunque muchas de estas especies no solo se encuentran en las zonas de ribera, sino que las podemos localizar en otros medios. Por ejemplo, en la Sierra de Cantabria es frecuente observar azores, águilas perdiceras, águilas culebreras, águilas reales, buitres, cuervos y halcones peregrinos.

Ligadas al medio agrícola y a las llanuras cerealísticas podemos ver codornices, perdices, alondras, cogujadas, totovías, cernícalos y a los raros aguiluchos cenizos.

Para finalizar con las aves no podemos olvidar a las imprescindibles cigüeñas, aves migratorias que habitan los altos campanarios de las iglesias de la zona y sobrevuelan sus campos.

También se da una gran variedad de especies de mamíferos, que encuentran en las riberas de los ríos fundamentalmente su hábitat. Topos, diversas especies de ratones, erizos, conejos, turón, gato montés y zorro habitan o se refugian en estos parajes. E incluso se pueden observar en los linderos del sotobosque al armiño.

Junto a los ríos se encuentran unas especies de anfibios, fundamentalmente ranas y tritones, mientras que en las aguas de los afluentes abundan la trucha y el barbo. En el Ebro también habitan la carpa, la perca, la madrilla, el lucio y los cangrejos.

Además de los mamíferos ligados al ambiente ribereño encontramos la rata de agua y el visón europeo (Mustela Lutreola). Este mamífero está clasificado como especie protegida y en peligro de extinción, siendo activo durante el crepúsculo y la noche, pasando la mayor parte del día dentro de cañaverales, en galerías o entre las raíces de los árboles. De ahí la importancia del mantenimiento de la vegetación de las riberas de los ríos en que habita. En Europa sólo se conocen dos poblaciones situadas en ciertas zonas de Rusia y una colonia en zonas húmedas del Norte de España y Sureste de Francia.

Gobierno de La Rioja | Agencia del Conocimiento y la Tecnolog�a Agencia del Conocimiento y la TecnologíaGobierno de La Rioja

Gobierno de La Rioja

Valid XHTML 1.1 �CSS V�lido! TAW. Nivel A. WCAG 1.0 WAI